Gobierno y Política

Las advertencias y preocupaciones de Lara Restrepo

“Eliminar la Ley de garantías en el Código Electoral, que ha sido tramitado con un decreto de trámite de urgencia por parte del Gobierno Nacional, hace que sea muy difícil pensar que este no es un propósito del Gobierno de cara a las elecciones del 2022.

Si, de verdad, quieren buscar normas de eficiencia en la administración pública, pues presenten una Ley, la discutimos, una norma específica. Esto es un Código Electoral, yo no entiendo qué propósito tienen incluir una Ley de garantías aquí. No veo la unidad de materia.

Ya aprobamos, hace un mes y medio, el nuevo régimen de regalías. Recordemos que ese régimen de regalías le entrega al Director Nacional de Planeación, es decir, al ministro Alberto Carrasquilla, el manejo del 40% de las regalías y, en un afán recentralizador, se suprimieron las secretarías técnicas de los OCAD regionales, en cabeza de los departamentos, y pasaron a ser del DNP. Entonces, suprimiendo la Ley de garantías, el Gobierno va a tener unas secretarías técnicas de los OCAD para entregar a dedo los contratos, es decir, la mermelada, y condicionar la entrega de los recursos públicos de inversión pública, incluso con dinero de las regiones, a que determinado gobernador o a que determinado congresista, faltando un mes para las elecciones, se alinee con el candidato que diga el Gobierno Nacional, eso es lo que van a hacer. Hay que combinar estos dos factores.

Esto comienza a despertarme muchas suspicacias, porque yo veo que este Código Electoral, en últimas, es una recopilación de una cantidad de normas que ya existían, de principios que ya se aplicaban, por parte del Consejo de Estado que interpretaba y reglamentaba el Consejo Nacional Electoral. Pero, pareciera que realmente es un aparataje de una cantidad de normas profusas que tienen tres propósitos: eliminar la Ley de garantías, es decir hacer politiquería; establecer el voto virtual, es decir, hacer fraude electoral y colocar a los registradores electorales de confianza del Gobierno Nacional. Doy por concluido que ese es el propósito.

Y me parece que, si hay algo que debería estar completamente por fuera de las discusiones y la coyuntura política es la fe y la seriedad en las reglas electorales. En una democracia decente, estos son temas que no se deberían ni siquiera modificar acercándose al periodo de elecciones. Cuando yo fui presidente de la Cámara de Representantes tuve unas diferencias muy grandes con el gobierno Santos con la Reforma política, eso fue mucho más adelante con respecto a las elecciones. Es decir, ustedes no pueden modificar reglas electorales, ustedes no pueden permitir que vengan a armar coaliciones de partidos, eso no tiene presentación.

Las reglas electorales hacen parte del pacto democrático, del pacto mínimo de consenso en una democracia. Yo me doy cuenta aquí, de qué manera tramposa nos quieren meter tres cosas: Ley de regalías, para adjudicar a dedo, faltando unas pocas semanas para las elecciones y manipular a congresistas, manipular alcaldes y gobernadores; el voto virtual, que eso se llama fraude, trampa y robo de elecciones; y designar a dedo los registradores que van a dirimir las diferencias y van a dar fe de los votos. Yo no pensaba esto, pero el énfasis y la forma como se ha llevado esto para tratar de sacar estos tres puntos, me dejan supremamente preocupado frente a las intenciones que existen de cara a las próximas elecciones. “

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *