Gobierno y Política

La pregunta no ha sido respondida

Por Benjamín Alarcón

Creo, incluso, que no ha sido formulada adecuadamente. Aunque, claro, han salido a responder la pregunta obvia, que obviamente suscitaba el artículo de Alberto Donadío, pero que no es hoy, no es ahora, la pregunta relevante. La pregunta que generó el artículo mencionado es si el entonces presidente Virgilio Barco habría sido capaz de aprobar la propuesta de un mercenario israelí de exterminar a los miembros de la Unión Patriótica, partido político recién creado y surgido del proceso de paz con las Farc de entonces. Y claro, quienes lo conocieron y seguramente compartieron con él, no podían dudar un minuto para responder la pregunta, porque todos sabían de su pensamiento liberal y de sus profundas convicciones democráticas.

De ahí, incluso, la reacciones airadas de algunos, y las interesadas de otros. Felipe Zuleta, alardeando inclusive de haber sido muy cercano a él y a su gobierno, por haber ocupado cargos importantes durante los cuatro años, que implicaban cercanía permanente, llamó canallada la denuncia de Donadío. igual reacción tuvieron miembros de su gobierno como Gaviria, Pardo, y otros, quienes resaltaron el talante humano y democrático de Barco.


Pero tras leer la columna última de Daniel Coronel, la pregunta pertinente y relevante cambia, o surge. Coronel cuenta que Barco sufría de trastornos de memoría o inicios de alzaimer, desde antes de asumir el cargo de presidente; dice que ya en los días finales de la campaña y antes de posesionarse, se notaban fugaces lagunas que lo mostraban distante, perdido. Y que ya en el ejercicio presidencial, evitaba encuentros directos con periodistas y que sus pocas apariciones en público se hacían previas preparaciones rigurosas con telepronter. Recordemos que el gobierno Barco dejó para la historia dos hechos anecdóticos, medio burlescos, que terminaron siendo ciertos; el primero fue el del famoso Sanedrín, que era un grupo de cinco personas muy cercanas, de las que se decía, constituían el círculo cercano que rodeaba al presidente y trazaba la línea de gobierno; y el segundo, el del poder detrás del trono, que según Coronel no era el poder detrás del trono sino el trono, lo constituía su Secretario General, Germán Montoya, quien, al decir de muchos durante ese momento, era quien realmente gobernaba.


Por último hay que decir, porque en la búsqueda de la respuesta a la pregunta pertinente puede resultar importante el contexto y los hechos acaecidos en este, que durante este periodo del gobierno Barco fue cuando se intensificó la violencia narcoparamilitar contra líderes de izquierda y de la oposición, financiada por Escobar y Rodríguez Gacha, pero de la cual seguramente tampoco sabemos mucho o sabemos muy poco. Así que tras lo dicho por Coronel, la pregunta pertinente, la actual, es, y si es cierto que Barco no contaba con las facultades para gobernar, quién gobernó realmente al país durante ese periodo?

Y para ayudar a la búsqueda de la respuesta, sería bueno hacernos otras y buscar sus respuestas; y esos que gobernaron realmente, con qué intereses lo hicieron; a favor de qué o de quiénes?. Se ha dicho que Germán Montoya fue el poder detrás del trono, pero a él Pablo Escobar le secuestró a su hijo y luego le mató a su hermana, que era una mujer relativamente humilde. Así que, quién aprovechó la condición de Barco para ejercer el poder real?

Y una última pregunta para estos personajes que hicieron parte del gobierno Barco y que han salido energúmenos a protestar contra Donadío, sabían Ustedes de la condición real del presidente Barco? Sabían quién ejercía el poder real?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *