Gobierno y Política

“Este es un gobierno que menosprecia al pueblo colombiano”: Camilo Romero

El dirigente nariñense confirmó que ambienta su precampaña presidencial por el partido Verde. Reconoce la importancia de la unidad de los sectores alternativos para ser real opción de poder. Dijo que se deben deponer los egos personalistas por el bien de los colombianos. Hizo una radiografía del país y se mostró muy crítico con el actual gobierno.

POR: FABIÁN HERNÁNDEZ
GOBIERNO Y POLÍTICA


El ex gobernador de Nariño y ex senador de la República Camilo Romero, quiere convertirse en una opción fresca y renovadora que lidere la transformación del país. Dijo que Colombia vive uno de los peores momentos de su historia y que por ello es necesario deponer odios, generar esperanza y acabar con la polarización.

En una amplia conversación insistió en que las fuerzas alternativas deben esforzarse por buscar la unidad, a su juicio el actual establecimiento solo se podrá cambiar en la medida que se logren construir consensos en medio de las diferencias.

Manifestó que el actual gobierno ha sido nefasto, le está causando un grave daño a los colombianos y que de no producirse una reacción positiva en favor de la ciudadanía se convertirá en el peor mandato de la historia.

Definitivamente el país requiere un nuevo aíre. ¿Es usted esa figura fresca y renovadora que puede cambiar el rumbo de Colombia?
“Estoy en la tarea de conversar con la gente para tener una idea más clara de cómo está el país, para saber que están sintiendo y percibiendo los colombianos. No hemos lanzado de forma oficial nuestra aspiración porque estamos en este propósito de construir una propuesta que de verdad incluya al ciudadano, a las comunidades. Tengo claro que la gente reclama cambios, que existe un desgaste en algunos liderazgos de la derecha, del centro y de la izquierda y que hay un cansancio generalizado y por ello creo que encontramos un momento propicio para presentar una propuesta diferente, de corte ciudadano. Cada día trae su momento. Por ahora nuestra tarea es escuchar, construir bajo la premisa de que este país debe transformarse de la mano de la gente, de la ciudadanía”.

Su vida política ha sido de evolución ideológica. Militancia estudiantil, Senador del Polo Democrático y Gobernador del partido Verde. ¿Hacia dónde apunta su futuro. Será una aspiración por fuera de militancias partidistas?
“Así es. Yo empecé mi acción política muy joven. Liderando un movimiento juvenil que denominamos Tienen Huevo, una expresión ciudadana para controvertir y rechazar todo hecho y decisión contra la gente. Pero me di cuenta que no bastaba con la indignación y que había que pasar a la acción tomando la decisión de aspirar al Senado por el partido que me permitía en ese momento no ser parte del poder de siempre. Fue el Polo Democrático donde abrí ese camino. Tuve discrepancia con las directivas, pero eso no me impidió con el apoyo de la ciudadanía llegar al Congreso para hacer lo que planteamos durante una campaña sin estructuras, pero seria. Fuimos transformadores de un estilo de hacer político de cara a las comunidades, buscando visibilidad, haciendo denuncia y con un lenguaje claro. Pero teníamos que avanzar. No encontré la empatía suficiente con las directivas del partido para mantenerme en el Polo, buscaba un proyecto de mayorías, de inclusión y las disputas internas conocidas por todos fueron impidiendo que me mantuviera allí y encontré la invitación del partido Verde que me abrió las puertas me acogió, me abrieron espacios en medio de una colectividad conformada en medio de pareceres distintos, pero con el propósito de avanzar sin desconocer al otro y en donde hay coincidencias en tema como la paz, la lucha contra la corrupción, la defensa del medio ambiente, sin caudillismo, con mujeres y hombres libres con diferencias de criterio y allí me mantengo, me siento cómodo”.

¿Cómo van a hacer. Usted es de lo que dice que es necesario buscar la unidad de las distintas fuerzas alternativas para tener opción de poder, pero se perciben muy divididos?
“Estamos en la maravillosa incertidumbre Verde. Acá nada está definido, salvo que tendremos candidato propio para la Presidencia de la República y cuando digo esto quiere decir que no serán ni Gustavo Petro, ni Sergio Fajardo, porque los dos no están en el partido. Tenemos que definir unas reglas claras, pero vamos a encontrar el camino. Aquí lo importante es la visión frente al país entendiendo que el palo no está para cucharas, que debemos tener una convicción propia de encontrar propósitos comunes, dejando de lado los egos, los personalismos en esta urgente necesidad de salvar al país del totalitarismo, de la prepotencia de un gobierno que menosprecia al pueblo colombiano favoreciendo a los favorecidos y joder a los jodidos. Hoy más que nunca urge una transición democrática y para ello se necesita grandeza, coherencia en los liderazgos, nadie puede estar por encima de la sociedad y menos de los problemas del país. Aquí hay un líder de centro que dice que nada con el líder de izquierda y hay un líder de izquierda que convoca a la grandeza, pero se dedica a insultar y a menospreciar a quienes podrían ser sus aliados y eso así es muy complejo. Es hora de que tengamos la capacidad de conducir la decisión de cambio, así algunos liderazgos no tengan la capacidad de asumir ese mandato ciudadano”.

Desde un sector político se descalifica al centro y a la izquierda. A ustedes los señalan de mamertos, comunistas, radicales. ¿Cómo quitarle esas ideas preconcebidas que se han sembrado en la mente de muchos colombianos?
“Eso está cambiando. La gente ha empezado a entender que nos es sembrando miedo. Lo que nosotros representamos nunca ha estado al frente del país, luego son otros los responsables de lo que estamos viviendo y de eso ya la mayoría de ciudadanos se ha dado cuenta. El discurso del castrochavismo no funciona, porque además carece de una racionalidad lógica, son fantasmas, miedos impuestos. Este país debe superar esos mamertimos, de esos tibios, de las concepciones de derecha, de izquierda, paramilitares o extremistas. El país tiene que tomar una decisión para superar, para encontrarnos, esto es mirando hacia adelante y entendiendo que el mundo ha cambiado y que la ciudadanía también lo ha hecho. Es hora que los viejos liderazgos reciban una lección, ya está bueno, ya fue suficiente, nos dividieron como país y ahora lo que necesitamos es juntarnos, acabar con la polarización para evitar que ganen los mismos de siempre”.

¿Serviría usted de puente, de facilitador para unir a Petro y a Fajardo en la causa de los sectores alternativos?
“Esa es una pregunta muy compleja de responder. Lo que le puedo decir es que no podemos estar centrados en personalismos, sino en la causa por un país. No podemos detenernos a esperar resolver una situación de egos cuando hay gente aguantando hambre, sin empleo y un gobierno indolente. Esto no es de rogarles a ellos que se junten. Nos toca trabajar con lo que da la tierra, esos son los liderazgos que tenemos y ellos tendrán que asumir su responsabilidad. Nos vamos a unir con quienes quieran hacerlo, seguiremos convocando, pero no nos podemos detener porque aquí nos corresponde enfrentar a un proyecto totalitario de gobierno que le ha hecho mucho daño al país, que nos ha convertido en la sociedad más desigual del planeta, este el momento de que el pueblo sea superior a sus dirigentes”.

Usted es crítico del actual gobierno. Lo hace con vehemencia y argumentos. ¿Para dónde vamos desde du visión con Iván Duque?
“Honestamente es mucha gracia llamarle gobierno a esto. No tenía agenda hasta que apareció la pandemia, para crear un programa de televisión. Por fortuna el desarrollo de las tecnologías hace posible que la gente se dé cuenta de la realidad. Hoy se entiende que la decisión es mantener un orden social que beneficia a los más poderosos, mantener privilegios a unos pocos. Hoy Colombia es inviable, no hay ingresos en el seno de las familias, los cinturones de pobreza y miseria son tan evidentes que enfrentamos la posibilidad de un estallido social. No es posible que se meta la mano al bolsillo para salvar una empresa que no es colombiana, pero le niegue recursos a la población que necesita darle de comer a sus hijos, esto es el caos. Estamos bajo un régimen del sin sentido, que no ve, que no escucha, no analiza, no siente, no tiene piel y por eso el caos en el que estamos. Necesitamos gobiernos con empatía que se comuniquen con el ciudadano, que interprete sus reales problemas”.

¿A qué le atribuye el recrudecimiento de los hechos de violencia en el país?
“Es claro que el desgobierno nos ha llevado a una situación de vulnerabilidad a la población civil, líderes sociales, campesinos, ambientalistas. La inoperancia se traduce en una acción criminal que ha acrecentado los ataques, el aumento de las víctimas y claro la impunidad. No hay otro país del planeta donde se asesinen tantos líderes por intereses económicos de unos pocos. Este gobierno ha permitido que se presenten este tipo de acciones de quienes creen que el poder y el dinero está por encima de la vida. Por eso lamento que en su momento la gente no entendiera la importancia de la paz, que no era para el beneficio de un grupo armado, sino en beneficio de toda la sociedad colombiana”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *